Disable Preloader

TRANSFORMACIÓN DIGITAL Y CAMBIOS DURANTE Y DESPUÉS DEL COVID 19. OBSERVACIONES SOBRE EL IMPACTO EN NUESTRA VIDA PERSONAL Y RENDIMIENTO LABORAL

El año pasado 2020, fue sin lugar a dudas un año transformativo e inolvidable. Hemos estado viviendo los efectos de una de las peores pandemias de propagación de virus de la historia. Obviamente, no estamos tratando de pintar el cielo de azul con el intento de resaltar algunas tendencias digitales que trajo la pandemia, pero es importante también hablar al respecto de importantes efectos
transformativos que se iniciaron o aceleraron como resultado de este evento, y cuyo resultado ha sido un dramático pero positivo avance en la transformación digital y virtualización de tareas, que quizás
hubieran tardado más de 3 a 5 años en tomar su curso normal, pero que se aceleraron radicalmente en menos de un año.

¿Cuáles son esas tendencias clave? por nombrar algunas: 1) digitalización y automatización de lo que solían ser tareas rutinarias, como ir al supermercado, que ya no requiere nuestra presencia física, en su mayor parte, o abrir una cuenta bancaria 2 ) virtualización del trabajo, siempre que tengamos una buena conexión de Internet con aplicaciones como Zoom y otras, 3) una aceleración de los pagos sin efectivo y el rechazo inicial a seguir con instrumentos en papel como cheques, acelerando las tendencias hacia los pagos sin efectivo, sin contacto y sin papel, 4) mayor uso de tecnologías digitales por parte de empresas de todo tamaño, como Cloud Computing, Machine Learning, Big Data y Analytics, entre otras.

Según una encuesta de McKinsey & Co. 1 , las tendencias digitales se aceleraron en promedio de 3 a 5años debido a la pandemia, y en el transcurso de un año vimos un cambio significativo hacia tecnologías digitales y formas de realizar tareas personales, o profesionales, que probablemente no pensamos posible, o que vimos como algo del futuro. Unos de los aspectos más importantes de la transformación digital son las transacciones sin contacto (contactless), y sin efectivo (cashless). Debido a la pandemia, hemos intentado evitar lo físico, y el dinero es ciertamente un instrumento, el papel, que no solo sirve como mecanismo comercial, sino que de repente se convirtió en una fuente de transmisión de virus. Los procesadores de pagos vieron una disminución significativa en las transacciones de tarjetas de crédito y débito presentes, pero vieron un aumento exponencial en las transacciones de tarjetas no presentes o de comercio electrónico. A pesar de la caída drástica inicial de los volúmenes de pagos (importes de transacciones totales nominales en moneda nacional y extranjera), estos se han recuperado en los últimos meses, hasta el punto en que ahora los volúmenes están creciendo a un ritmo muy acelerado, ¿por qué?, porque una buena parte de los pagos que se solían realizar en efectivo están migrando a medios electrónicos.


Otra tendencia, el trabajo virtual desde casa de repente se convirtió en lo cotidiano, y ​​eso también trajo consigo mucha flexibilidad, mejores arreglos de horarios, particularmente para aquellos con familia y
niños en edad escolar. A pesar de que nuestras interacciones sociales se han visto severamente afectadas, hay un lado positivo en términos de tener un mejor y más tiempo de calidad con nuestras familias, la pregunta es obviamente cuáles serían las repercusiones a largo plazo, pero ya las veremos en su momento, y sin descuidarlas para evaluar y efectuar las correcciones necesarias.


La transformación más importante se ha visto en el uso de tecnologías como Cloud Computing, Big Data y Analytics, Machine Learning e Inteligencia Artificial, y también en Blockchain. La transformación digital experimentada ciertamente ha acelerado el uso de estas tecnologías, haciendo que algunas de ellas, como la nube o cloud, comiencen a parecer más comunes y accesibles a precios y modelos de implementación muy razonables. Generamos y consumimos grandes cantidades de datos todos los días, cada segundo, y la capacidad de procesar esos datos para un buen uso se ha duplicado cada dos años (Ley de Moore) hasta el punto en que estamos en el advenimiento de la Tecnología Cuántica, con infinitas posibilidades en términos de potencia informática. Sin embargo, los riesgos de ataques de malos actores y el mal uso de la tecnología también se han visto incrementados. Por lo tanto, la ciberseguridad también juega un papel clave en las tecnologías a tener en cuenta a medida que nos
embarcamos en este viaje hacia la transformación digital.


Los cambios radicales sufridos durante el último año y medio están aquí para quedarse, y las empresas deben planificar en cómo embarcarse en una transformación digital, continuar el viaje o quizás salir de él dependiendo de sus objetivos estratégicos, pero, al final del día, todo es cuestión de tener una cultura digital arraigada, calibrar los productos digitales de acuerdo con las necesidades del cliente, brindar el mejor servicio y estar un paso por delante de la competencia para satisfacer las preferencias siempre dinámicas de una población que seguirá cambiando significativamente en los próximos años, compuesta predominantemente por las generaciones de millennials y centennials. Estos grupos son muy conocedores de las redes sociales, prefieren actuar según las señales en lugar de las tendencias y quieren ser reconocidos personalmente, no tratados como uno más de un grupo objetivo.


Con esta nueva realidad que vivimos actualmente y hacia dónde vamos con respecto a una población global más digitalizada, desde el punto de vista empresarial, la pregunta es si estamos preparados para
afrontar las nuevas tendencias de los consumidores utilizando la tecnología y transformación digitales, y seguir haciendo que las empresas embarcadas en un viaje digital sigan siendo exitosas y aporten valor. Creo que esto es posible y los animo a explorar más a fondo y juntos, las tendencias clave y estratégicas en este tema. Muchas gracias por leer este Blog, hasta una próxima oportunidad.

Tags: Transformación; digital; covid; rendimiento; laboral

José Luis Zapata

MBA – Duke University, EE.UU.
Ingeniero Industrial – PUCP.

Certificado como experto en Tecnología y aplicaciones del Cloud, Transformación Digital, y Metodología Ágil.

Líder de negocios innovador con patentes en los EE.UU., orientado a los resultados, y con una amplia experiencia en reconocidas empresas de tecnología (Big Tech), así como en instituciones financieras globales y redes de pagos como JP Morgan Chase, Bank of America, Visa y Mastercard.

Actualmente es Global Lead en Banca y Medios de Pago para Amazon Web Services, en Nueva York, asesorando Bancos e Instituciones Financieras globales en transformaciones digitales en el Cloud, y la optimización de sus procesos, productos y negocios.