Disable Preloader

ISO 37001 EN EL PERÚ: CONTEXTO ACTUAL Y PERSPECTIVAS

Según el "Índice de Percepción de la Corrupción" de la organización mundial Transparencia Internacional, que mide la corrupción percibida en cada país a nivel mundial, en el año 2020 el Perú obtuvo un índice de 38/100 mejorando 2 puntos en relación al año precedente, siendo Canadá el país con mayor puntuación en la región América, quien obtuvo un IPC de 77/100. Este resultado nos sitúa en un nivel medio de corrupción, lo que incrementa el riesgo de invertir en el país y, por lo tanto, tiene resultados negativos para el crecimiento de la economía y para lograr que la inversión del Estado sea eficiente y lleve el bienestar a más peruanos.

Dentro de este contexto de corrupción, que se evidencia a nivel mundial con casos emblemáticos, tanto en el sector público como en el privado, la Organización Internacional de Normalización ISO, identificó la necesidad de contar con una norma que se enfoque en promover la cultura ética, la integridad, y prevenir las malas prácticas empresariales relacionadas con el soborno. Es así como surge la norma ISO 37001, con el objetivo de prevenir, detectar y abordar el soborno.

Es de resaltar que, en la región, nuestro país lidere la cantidad de certificaciones en ISO 37001, emitidas en el año 2020, con un total de 307, según la Encuesta ISO Survey 2020. El creciente interés de las organizaciones por implementar este estándar evidencia una respuesta a la preocupación de la sociedad por desterrar estas malas prácticas empresariales. 

La decisión de una organización para implementar este estándar internacional debe responder a un análisis riguroso de su contexto, en el cual se tenga mapeado el nivel de corrupción y/o soborno que se presenta en su rubro, los riesgos a los cuales se encuentran expuestos y los casos de soborno y/o denuncias que pudieran presentarse en su entorno más cercano. 

Al implementar la norma ISO 37001, la empresa desarrolla las buenas prácticas mundiales para la prevención y detección de actos de soborno, siendo las principales: los controles financieros y no financieros, debida diligencia, prevención de solicitudes, recepciones, ofertas y suministros de regalos, atención de inquietudes y denuncias, gestión de riesgos antisoborno y la figura del Oficial de Cumplimiento.

Un factor crítico de éxito es contar con el compromiso de la alta dirección y/o del órgano de gobierno de la organización para llevar a cabo un proyecto de esta envergadura, pues son ellos quienes deben transmitir, con el ejemplo, la cultura del cumplimiento de las normas y la ética empresarial a sus colaboradores a todo nivel.

La implementación de este estándar internacional contribuye a mejorar la reputación de la organización y a diferenciarse de sus competidores, generando mayor confianza entre las partes interesadas y los socios del negocio respecto a la conducción de la organización con una cultura de integridad y ética.

Tags: ISO37; 37001; corrupción; economía

Lisette Flores
  • - Ingeniero Industrial (PUCP).
  • - Coordinador de Proyectos de Consultoría, Instituto para la Calidad – PUCP.
  • - Auditor Líder IRCA (TÜV Akademie Rheinland)
  • - Auditor interno ISO 37001 e ISO 17025 (PUCP).
  • - Diplomatura en Compliance Corporativo y Auditoria de Riesgos (PUCP).
  • - Diplomatura en Sistemas de Gestión de la Calidad de Laboratorios (PUCP).
  • - Especialización en Sistemas de Gestión de la Calidad.
  • - Evaluador Líder RGPM (CDI-SNI).
  • - Miembro del Comité Técnico de Normalización Sistemas de Gestión de Calidad para promover la integridad - INACAL.